Blogia
OkCuba

Cuba hacia su VI Congreso del Partido

Cuba hacia su VI  Congreso del Partido

Al fin el Congreso del Partido! Esa es una de las tantas expresiones que he escuchado desde que el pasado día 8, el General de Ejército Raúl Castro, Presidente del Consejo de Estado y de Ministros  y Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba,  anunciaba la decisión de efectuar  el VI Congreso del Partido en abril próximo.

Decía: “El primero de agosto, en el Quinto Período de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, expliqué que veníamos avanzando en los estudios a cargo de la Comisión de Política Económica del Congreso y que los diversos Grupos de Trabajo creados, funcionaban ininterrumpidamente en la elaboración de propuestas que serían analizadas con los militantes del Partido y la población en su conjunto.

Por todas estas razones, el VI Congreso se concentrará en la solución de los problemas de la economía y en las decisiones fundamentales de la actualización del modelo económico cubano y adoptará los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución..” (http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/11/08/el-vi-congreso-se-concentrara-en-la-solucion-de-los-problemas-de-la-economia/)

Al día siguiente miles de tabloides circulaban por todo el país con el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social para su análisis, discusión y aportes desde  cada centro de la producción y los servicios, desde cada cuadra a través de las asambleas cederistas. Con razón sentenciaba el Segundo Secretario del Comité Central del Partido: “Por tal motivo el sexto será un Congreso de toda la militancia y de todo el pueblo, quienes participarán activamente en la adopción de las decisiones fundamentales de la Revolución.”.

Sería bueno tener una  referencia de un proceso similar en cualquier parte del mundo. Esto es un verdadero ejemplo de democracia partidista para el beneficio de todos y con la participación de todos.

Sobre este particular Frei Betto, Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación, acaba de expresar:”Todo no se explica por origen de clase. Si todos los pobres fueran revolucionarios, no habría capitalismo en América Latina.

Quizá ustedes no sepan que es un hecho biológico que las águilas pueden vivir 70 años como máximo. Pero cuando llegan a los 30 o 40, propenden a la muerte porque sus garras y su pico ya no son fuertes para destrozar las carnes con que se alimentan. Y cuando sienten que pueden morir, vuelan hacia lo alto de una montaña y se arrancan las garras y el pico. Esperan meses allí, hasta que les vuelven a salir. Así viven otros 30 o 40 años más. Hoy, el águila es Cuba. Lo digo porque acabo de leer los Lineamientos para el VI Congreso del Partido Comunista: la Revolución Cubana tiene la capacidad de moverse críticamente sobre sí misma para salir adelante. Sus redes de educación popular tienen mucha importancia en eso.” (http://www.cubadebate.cu/categoria/autores/frei-betto/ )

La Revolución cubana  ha estado en un constante proceso de regeneración, al estilo del águila,  y quizás por ello la caída del Muro de Berlín, símbolo histórico d e la desaparición de  la URSS y del  campo socialista, le estremeció,  pero l e permitió oxigenarse y seguir adelante pese al inicio de un “periodo especial”, profunda crisis económica y en valores,  que se ha mantenido durante estos últimos veinte años.

 El recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial desde los Estados Unidos con el marcado propósito de “causar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”, como se proyectó desde su comienzo  en 1960, más las consecuencias de la actual crisis sistémica del capitalismo y  los errores en l a política económica interna  llevó a la decisión de plantearse por la máxima dirección de la Revolución d e la necesidad impostergable  de actualizar el existente modelo económico  y social   socialista.

 Cuando clausuró el acto por el aniversario 54 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz de la ciudad de Camagüey, el 26 de julio del 2007, el General de Ejército expresó: “Es justo y necesario reconocer lo logrado en los últimos años, en estas provincias y en todo el país, pero con clara conciencia de nuestros problemas, de las deficiencias, errores y actitudes burocráticas o indolentes, algunas de las cuales ganaron terreno en las circunstancias derivadas del Período Especial.” Y más adelante sentenciaba: “cualquier incremento de salarios o descenso de precios, para que sea real, solo puede provenir de una mayor y más eficiente producción o prestación de servicios que permita disponer de más ingresos.

Nadie, ni un individuo ni un país, pueden darse el lujo de gastar más de lo que tiene. Parece algo elemental, pero no siempre pensamos y actuamos en consecuencia con esa realidad insoslayable.

Para tener más, hay que partir de producir más y con sentido de racionalidad y eficiencia, de forma que podamos reducir importaciones, en primer lugar de alimentos que se dan aquí, cuya producción nacional está aún lejos de satisfacer las necesidades.

Estamos ante el imperativo de hacer producir más la tierra, que está ahí, con tractores o con bueyes, como se hizo antes de existir el tractor; de generalizar con la mayor celeridad posible, aunque sin improvisaciones, cada experiencia de los productores destacados, tanto del sector estatal como campesino, y de estimular convenientemente la dura labor que realizan en medio del calor sofocante de nuestro clima.

Para lograr este objetivo habrá que introducir los cambios estructurales y de conceptos que resulten necesarios. ” (http://www.cubasocialista.cu/texto/000795moncada3.html)

Esta intervención generó un amplio movimiento de análisis en centros de trabajos y estudio y a nivel de barrios y comunidades donde el pueblo hizo importantes críticas y sugerencias encaminadas a perfeccionar  el socialismo cubano.

A nivel del Partido y Gobierno se crearon comisiones de trabajo para cotejar y valorar cada una de ellas.

 Podemos asegurar que el resultado de esa labor se ha venido viendo con la flexibilización en medidas encaminadas en lo esencial  a descargar del Estado responsabilidades y tareas que lo hacían insostenible y dejar solo en sus manos lo  estratégico para avanzar y consolidar la Revolución.

Con respecto a los factores externos que de conjunto han hecho muy difícil la sostenibilidad de la Revolución y de su avance se dice: “Cuba, con una economía abierta y dependiente de sus relaciones económicas externas, no ha estado exenta de los impactos de dicha crisis, que se han manifestado en la inestabilidad de los precios de los productos que intercambia, en las demandas para sus productos y servicios de exportación, así como, en mayores restricciones en las posibilidades de obtención de financiamiento externo.” (http://www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2010/11/proyecto-lineamientos-pcc.pdf)

 También se hacen mención  a los elementos internos que han puesto en crisis la economía cubana con toda su afectación a la obra y proyectos sociales d e la Revolución. Aquí no se puede pasar por alto la relación dialéctica y de influencia d e los factores externos para motivar, sin justificación alguna, el panorama  actual de la sociedad cubana.

En el Proyecto se puntualiza: “En el orden interno, han estado presentes factores tales como: baja eficiencia, descapitalización de la base productiva y la infraestructura, envejecimiento y estancamiento en el crecimiento poblacional.

Más allá de los objetivos planteados en la Resolución Económica del V Congreso, en el período fue necesario reorientar algunas políticas para enfrentar los complejos problemas derivados del entorno internacional, así como los que en el orden interno se presentaron.”

 Podemos sumarle la incapacidad de cuadros y directivos para dirigir, pese a reales obstáculos materiales y de financiamiento,  sus entidades productivas y de servicios, también atrapados, y hay que reconocerlo,  en un complejo sistema de “consultas”  hacia arriba  que no les permitía asumir la indispensable independencia de dirección, proyección y comercialización.

El periodo especial  no ha sido solo sinónimo de crisis económica, sino  en los valores  que se fueron cultivando en  condiciones  menos traumáticas al amparo de los beneficios que representaba la cooperación y ayuda del campo socialista y en  particular de la URSS. El desamor por el trabajo, la  deshonestidad, la avaricia y otros elementos comenzaron a formar parte de una concepción muy ciudadana de “luchar”, para abrirse camino, sinónimo del robo, esencialmente a entidades del estado, el desvío de recursos, la malversación, el acaparamiento y peor aún, la corrupción.  Este último no solo patrimonio de “los de a pie”, sino que penetró estructuras empresariales y de dirección que  si fuéramos a los primeros años de Revolución nos llevaría a decir aún, y exigir quizás con más fuerza: “sacude la mata Fidel”, hoy, “sacude l a mata Raúl”.

 Fortalecer, hacer renacer, los valores que son sinónimos de la Cuba de 52 años de Revolución no estarán ajenos de este VI Congreso, pues serán la fortaleza para poder  materializar los proyectos y directrices previstos a partir de este momento.

Como ya referimos en  su reciente reflexión con motivo de la Convocatoria al VI Congreso del Partido,  el teólogo brasileño Frei Betto  puntualizó que “la Revolución Cubana tiene la capacidad de moverse críticamente sobre sí misma para salir adelante”. Aún cuando  también se escuchan expresiones de escépticos que dudan sobre la posibilidad d e que  la Revolución sobre sus propias potencialidades humanas y productivas pueda dejar atrás su actual crisis económica y en valores, no caben dudas que sobre el sustento de la unidad de todo  el  pueblo alrededor del Partido con una proyección económica y social  objetiva y crítica,  el camino puede ser escabroso , difícil y  preñado de retos, pero se puede avanzar y consolidar lo alcanzado para el bienestar de todos los cubanos.

 Recordemos que el Comandante en Jefe Fidel Castro, el 17 de noviembre de 2005, ante los estudiantes y profesores de la Universidad d e la Habana  llegó a cuestionar: “¿Puede ser o no irreversible un proceso revolucionario?, ¿cuáles serían las ideas o el grado de conciencia que harían imposible la reversión de un proceso revolucionario? ” (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2005/esp/f171105e.html)

 En el momento histórico  en que se vive, la proyección programática del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba contando con la participación crítica de todo el pueblo hacia  la actualización del modelo económico socialista   que nos acompaña,  es lo que nos puede llevar a que el proceso revolucionario cubano con sus logros y errores, mantenga su vista segura al horizonte.

Fuentes:

http://okcuba.blogia.com/2010/102401-cuba-y-un-bloqueo-economico-que-mata-suenos.php

http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2005/esp/f171105e.html

http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/11/14/la-revolucion-cubana-se-mueve-criticamente-sobre-si-misma/

(http://www.cubadebate.cu/categoria/autores/frei-betto/ )

http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/11/08/el-vi-congreso-se-concentrara-en-la-solucion-de-los-problemas-de-la-economia/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres