Blogia
OkCuba

Niños y niñas cubanos no viven del trabajo

Niños y niñas cubanos no viven del trabajo

<br /><br />

Cuba no es un edén. Nunca lo fue y en más de una ocasión el cubano se ha preguntado  ¿estoy en el paraíso o en infierno? Y no es para menos, pues muchas, muchas son las necesidades que se acumulan  y no pocos sueños y retos.

Ineficiencias criollas  en la conducción económica y social del país,
más un real  bloqueo económico, financiero y comercial impuesto desde los Estados Unidos con afectaciones por encima de los 100 mil millones de dólares, la desaparición de la URSS y del campo socialista con todos los beneficios que representaba, más los vaivenes  de la economía mundial, han agravado  la vida d e los cubanos. Quién afirme otra
cosa no entra en la categoría de “los de a pie”, que constituyen  la mayoría.

Con fuerza se habla de la actualización del modelo económico cubano y hasta de proyecciones hasta el 2015, lo que resulta imprescindible para poder mirar con claridad hacia un  futuro que no debe perderse en el horizonte.

Sin embargo, el cubano no puede negar otra realidad. La seguridad ciudadana, envidiable para casi la  totalidad de los pueblos de  este convulso mundo de conflictos,
drogadicción, violencia y terrorismo. La garantía de una educación que se convirtió
en imperfecta desde los ´90 hasta  la fecha, pero que aún así no tiene cerrada un aula, cuenta con modernos medios de enseñanza,  es gratuita , asegura la
continuidad de estudios y no discrimina por color d e la piel, origen social,  ingresos económicos o filiación polìtica.

Un  sistema de  salud  que pese a sus limitacionesmateriales y tecnológicas,  y muestras de
decadencia ética en sus profesionales, sustenta índices de mortalidad infantil y materna a nivel de las naciones del primer mundo, con un desarrollo biotecnológico que permite exclusividades en medicamentos al alcance de todos sin pretensiones comerciales y servicios  de atención primaria que no excluyen a ningún cubano.

Cuba es un país de contradicciones.

Pero cuando uno va a Google, ese gran buscador, y pone  Niños que trabajan, tiene motivos
más que suficientes para sentirse feliz en esta Cuba de más de cincuenta años
de Revolución donde   aún los salarios no permiten disfrutar del bienestar en cada hogar, donde un plan vacacional después de un año de trabajo se ha convertido en la exclusividad  de unos pocos y menos aún pensar en el disfrute de una instalación turística, aunque ya se tenga el derecho, de contar con  moneda fuerte, de deleitarse  de sus bondades.

La Cuba donde existen prohibiciones y limitaciones que bien le merecen un Premio  Guinness, no esta incluida en los escalofriantes datos estadísticos d e la Organización
Internacional del Trabajo (OIT):
246 millones de niños que trabajan, de ellos 73 millones son menores de 10 años, 2,5 millones se reportan  en los países desarrollados y otros tantos en las economías en transición, cada año mueren 22.000 niños en accidentes relacionados con el trabajo, el mayor número de niños menores de 15 años que trabajan – 127 millones – se encuentra en la región de Asia y el Pacífico, .la mayoría de los niños trabaja en el sectorinformal, sin protección legal o reglamentaria,  un 70 por ciento lo hace en el sector agrícola, en la caza y la pesca con fines comerciales, o en la silvicultura, un 8 por ciento en
la industria manufacturera, un 8 por ciento en el comercio al por mayor y al por menor, restaurantes y hoteles; un 7 por ciento en el sector de servicios personales, sociales y comunitarios tales como el servicio doméstico. 8,4 millones de niños están atrapados la esclavitud, el tráfico de niños, laservidumbre por deudas, la prostitución, la pornografía y otras actividades ilícitas y 1,2 millones de esos niños han sido objeto de tráfico.

(http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/childday05.pdf)

En ese propio sitio digital, oficial de la OIT, se afirma: “Actualmente, uno de cada seis niños en el mundo está implicado en alguna forma de trabajo infantil, realizando trabajos que perjudican su desarrollo psicológico, físico y emocional. Los niños trabajan porque de ello dependen su propio sustento y el de sus familias. El trabajo infantil sigue existiendo incluso en los lugares donde se ha declarado ilegal, y con frecuencia, está rodeado por un muro de
silencio, indiferencia y apatía.

“Más de 14 millones de niños trabajan en América Latina. La cifra fue revelada por la Organización Internacional del Trabajo”, es el titular  del 7 de mayo último en el sitio digitalchileno La Estrella (http://www.cronica.cl/noticias/site/artic/20100507/pags/20100507161858.php).

Ya en agosto de 2009  se reportaba en República Dominicana  que “medio millón de niños, niñas y adolescentes son explotados laboralmente, incluidos 175 mil en laboresagrícolas y 25 mil que tienen entre cinco y 17 anos en trabajo sexual (prostitución), pese a lo cual un reciente estudio reveló que el 60 % de los encuestados no consideran el tema importante” , mientras que en marzo último “la Comisión de Expertos de la OIT expresó su preocupación sobre la significativa cantidad de accidentes y muertes que sufren los niños en el sector agrícola estadounidense, y las exenciones en las leyes de Estados Unidos que permiten que niños pequeños trabajen”, con la acotación de que en su mayoría son hispanos ilegales.  En México se reconoce que “casi cinco millones de niños trabajan, 600.000 como jornaleros”  y en el sitio digital piensachile se afirma este 12 de junio, que “en el país cerca de 200 mil niños entre cinco y 17 años trabajan, "una cruda realidad, poco conocida y visibilizada que coarta la posibilidad de terminar su escolaridad”.

En el 2004 la Organización Internacional del Trabajo concluyó un estudio donde se afirma: “En el primer estudio económico global sobre los costos y beneficios de la erradicación del trabajo infantil se revela que tales beneficios  ascenderán a 5,1 billones de dólares de 
estadounidenses.
” (http://white.oit.org.pe/ipec/documentos/childday05.pdf)

Qué pasaría si los gobiernos de los Estados Unidos, Rusia, China y Alemania destinaran un por  ciento  de sus gastos de  modernización de su equipamiento bélico  en función de poner fin al trabajo infantil en el mundo?

Un solo ejemplo. ? Cuánto podría aportar solo el Gobierno demócrata de Barack Obama a ese  noble propósito,  si de sus  708 mil millones de dólares previstos para gastos militares en el 2011, el más alto en la  historia  de esa nación, otorgara una cifra significativa  a erradicar ese injusto  presente de millones de niños y niñas?

Estoy plenamente  convencido que cuando  en el 2002 la Organización Internacional del
Trabajo estableció cada 12 de Junio como   el
Día Mundial contra el Trabajo Infantil, nunca
se pensó en los niños y niñas de Cuba.


 


 


FUENTES:


http://www.cronica.cl/noticias/site/artic/20100507/pags/20100507161858.php


 


(http://amodominicana.foroactivo.net/noticias-y-actualidad-dominicana-f15/medio-millon-de-ninos-trabajadores-en-rd-t542.htm),
.


 


http://portal.ajintem.com/noticias-internacionales/actualidad/2637-eeuu-las-vidas-peligrosas-de-los-ninos-que-trabajan-en-la-agricultura.html


http://www.elmundo.es/america/2010/04/29/mexico/1272568298.html


http://www.jornada.unam.mx/2010/06/10/index.php?section=economia&article=024n3eco


 


http://www.piensachile.com/content/view/627/10/


 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres