Blogia
OkCuba

Cuba: Digna, solidaria y antiimperialista como en 1960

Con el  triunfo d e   la Revolución la Plaza José Martì, en Ciudad de la Habana, se convirtió en una tribuna permanente donde el pueblo masivamente aprobaba decisiones y medidas que trazaban  la política exterior y de dignidad nacional. Era incuestionablemente un gesto de democracia participativa.

 El sustento de esta masiva convocatoria había estado en l a posición digna, patriótica y  antiimperialista  de Raúl Roa que al percatarse de la abierta maniobra anticubana que se gestaba en la reunión de cancilleres de la OEA, en Costa Rica,  dijo: “"Me voy con mi pueblo y con mi pueblo se van también los pueblos de nuestra América.” Desde ese momento pasaría  para la historia como el Canciller d e la Dignidad.

(http://www.siporcuba.cl/RAUL_ROA.htm)

 Fue así como el viernes dos de septiembre de 1960, hace 50 años, más de un millón de cubanos, de todo el país,  se reunieron ahí  para condenar la sumisa y humillante  Declaración de San José de Costa Rica patrocinada por la Organización de Estados Americanos (OEA) entre el 16 y el 21 de agosto de 1960 que en esencia  representaba una maniobra del gobierno d e los Estados Unidos  de desaprobación abierta a la naciente Revolución por sus medidas de independencia   económica, y de política exterior y marcadamente antiimperialista. 

Algo imperdonable para un conjunto  de naciones latinoamericanas y caribeñas que en su mayoría eran dictaduras y gobiernos dependientes de ese “Norte revuelto y brutal” condenado en su  momento  por José Marti, Héroe Nacional cubano.

Se creaban las condiciones ante la opinión pública latinoamericana y mundial d e la necesidad  de acabar, hasta por la fuerza, con la Revolución.

 

Ese  dos de septiembre pasó  a la historia como la Primera Declaración de la Habana.

 (http://www.pcc.cu/documentos/otros_doc/primera_declaracion_habana.pdf)

 

En su intervención en la Plaza José Marti, el  Comandante en Jefe Fidel Castro llegó a expresar ante lo sucedido en San José de Costa Rica: “¿Y qué se estaba discutiendo allí?  Se estaba jugando allí con el destino de nuestra patria; se estaba cohonestando allí las agresiones a nuestra patria; se estaba afilando allí el puñal que en el corazón de la patria cubana quiere clavar la mano criminal del imperialismo yanki (EXCLAMACIONES DE:  “¡Cuba sí, yankis no!”).

Pero, ¿por qué querían condenar a Cuba?  ¿Qué ha hecho Cuba para ser condenada?  ¿Qué ha hecho nuestro pueblo para merecer la Declaración de Costa Rica?  ¡Nuestro pueblo no ha hecho otra cosa que romper las cadenas!  (APLAUSOS.) Nuestro pueblo no ha hecho otra cosa, sin perjudicar a ningún otro pueblo, sin quitarle nada a ningún otro pueblo, que luchar por un destino mejor.  Nuestro pueblo no ha querido otra cosa que ser libre; nuestro pueblo no ha querido otra cosa que vivir de su trabajo, y nuestro pueblo no ha querido otra cosa que vivir del fruto de su esfuerzo; nuestro pueblo no ha querido otra cosa que sea suyo lo que es suyo, que sea suyo lo que es de su tierra, que sea suyo lo que es de su sangre, que sea suyo lo que es de su sudor (APLAUSOS y EXCLAMACIONES DE:  “¡Fidel, seguro, a los yankis dales duro!”).

Los cubanos no han querido otra cosa sino que sean suyas las  determinaciones que guían su conducta; ¡que sea suya, y suya solo la bandera de la estrella solitaria que ondea en nuestra patria! ”

 

(http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960/esp/f020960e.html)

 

En el artículo  “Hace 50 años, la Primera Declaración de La Habana: Una asamblea general del pueblo”, publicando en el sitio digital cubadebate.cu, se puntualizan los principales acuerdos que por votación unánime del pueblo se acordó tras el discurso del máximo líder de la Revolución:

  • Aceptar la ayuda de la Unión Soviética en el caso de que Cuba fuese invadida militarmente por fuerzas imperialistas.
  • Negar que la Unión Soviética o la República Popular China tengan la culpa de la existencia de la Revolución, que han hecho los cubanos.
  • Anular un tratado que fue firmado, el 7 de marzo de 1952, por el entonces ministro de Estado cubano, con el Embajador norteamericano, que se le conoce como Convenio Bilateral de Ayuda Militar entre Cuba y Estados Unidos de América. Al que Fidel lo apodó “el trato entre el tiburón y la sardina”.
  • No aceptar el sometimiento a la disciplina del sistema interamericano hasta que todos los Estados miembros reúnan a sus pueblos y les consulten sobre todas estas cuestiones de la OEA.
  • Aceptar la política de amistad y de comercio con todos los pueblos del mundo.
  • Aceptar el establecimiento de relaciones diplomáticas con los demás países socialistas.
  • Aceptar el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China, y la ayuda en caso de que Cuba sea agredida por fuerzas militares del imperialismo.

(http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/08/29/hace-50-anos-la-primera-declaracion-de-la-habana-una-asamblea-general-del-pueblo/)

 

Posteriormente   Fidel Castro da lectura a la Primera Declaración  de la Habana que en su octavo acápite expresa: “  La Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba reafirma su fe en que la América Latina marchará pronto, unida y vencedora, libre de las ataduras que convierten sus economías en riqueza enajenada al imperialismo norteamericano y que le impiden hacer oír su verdadera voz en las reuniones donde cancilleres domesticados, hacen de coro infamante al amo despótico.  Ratifica, por ello, su decisión de trabajar por ese común destino latinoamericano que permitirá a nuestros países edificar una solidaridad verdadera, asentada en la libre voluntad de cada uno de ellos y en las aspiraciones conjuntas de todos.  En la lucha por esa América Latina liberada, frente a las voces obedientes de quienes usurpan su representación oficial, surge ahora, con potencia invencible, la voz genuina de los pueblos, voz que se abre paso desde las entrañas de sus minas de carbón y de estaño, desde sus fábricas y centrales azucareros, desde sus tierras enfeudadas, donde rotos, cholos, gauchos, jíbaros, herederos de Zapata y de Sandino, empuñan las armas de su libertad, voz que resuena en sus poetas y en sus novelistas, en sus estudiantes, en sus mujeres y en sus niños, en sus ancianos desvelados.  A esa voz hermana, la Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba le responde (APLAUSOS):  ¡Presente!  Cuba no fallará.  Aquí está hoy Cuba para ratificar, ante América Latina y ante el mundo, como un compromiso histórico, su dilema irrenunciable:  Patria o Muerte.”

(http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960/esp/f020960e.html)

El actual proceso d e integración en América Latina y el Caribe a través de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) es un ejemplo d e la concreción de esa proyección unitaria, democrática, digna, patriótica, Bolivariana y martiana que se va abriendo camino entre los pueblos del área en busca de la total independencia.

 

Fuentes:

http://www.google.es/#q=cronologia+del+nacimiento++del++ALBA&hl=es&tbs=tl:1&tbo=u&ei=Nf19TK6cPIWBlAf_97XwCg&sa=X&oi=timeline_result&ct=title&resnum=11&ved=0CEAQ5wIwCg&fp=5bd4e5376d337116

 

 

(http://www.oas.org/dil/esp/tratados_A41_Carta_de_la_Organizacion_de_los_Estados_Americanos.htm#ch2)

 

(http://es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n_de_los_Estados_Americanos)

 

(http://www.terrorfileonline.org/es/index.php/La_OEA_respalda_acci%C3%B3n_norteamericana_a_la_Rep%C3%BAblica_Dominicana,_1_de_mayo_de_1965)

(http://www.summit-americas.org/v_summit_sp.html)

 

(http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/02/23/paso-historico-acuerdan-crear-la-comunidad-de-estados-latinoamericanos-y-caribenos/)

(http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=2109:momentos-ix-cumbre-del-alba&catid=5:vecinos-del-sur&Itemid=5)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres