Blogia
OkCuba

Frente a los Estados Unidos ni un gesto unilateral

Por Roberto del Valle  Menèndez

 

 La llegada de Barack Obama a la presidencia  de los Estados Unidos creó determinadas expectativas  con respecto a las relaciones con Cuba.  Es cierto que a diferencia de su antecesor  W. G. Bush no tuvo necesidad del fraude promovido por la mafia anticubana de Miami para entrar  a la Casa Blanca.

 

Contra los pronósticos,  Obama se impuso a Mac Cain en una plaza que por lo general siempre había sido dominada por los republicanos. Pero los tiempos y la composición demográfica de la Florida también se ha transformado.

 

Mostremos algunos elementos.  Si en el 2004  el 55 por ciento del voto electoral era de cubanos, en el 2008 solo fue del 40 por la alta presencia de otras poblaciones latinas. De los que ahora fueron a las urnas llegados antes del triunfo de la Revolución cubana o con sus primeras medidas a partir de 1959, el 78 por ciento simpatizó  con el candidato Mac Cain, y el 22 por Obama. También los que arribaron en la década de los  70, 80 y 90 miraron hacia el proyecto del republicano,  pero  el 58 por ciento de los que se asentaron a partir del 2000 lo hicieron por el afronorteamericano, con el dato curioso de que el 61 por ciento de los nacidos en los Estados Unidos que se definen como cubanos le resultaron favorables.

 

Esos índices no se pueden dejar de tener en cuenta. Obama hizo dos discursos en Miami. Para Dios y el Diablo. A la mayoría les  ofreció restablecer los normales viajes a la Isla para el encuentro familiar, sin excluir a nadie, ni primos, ni tíos, ni sobrinos,  y aumentar el envió de remesas poniendo fin a importantes restricciones establecidas desde el 2004 mediante el macabro Plan Bush. Y esto, sin lugar a dudas le atrajo la simpatía de los que no tienen una mirada de desprecio hacia sus coterráneos e incluso ni contra la Revolución.

 

A los influyentes,  y poderosos de la Mafia anticubana,  les confirmó que el bloqueo seguía en pie, y que estaba en disposición de establecer conversaciones con los dirigentes d e la Isla pero bajo condiciones.

 

A partir de ese presupuesto surgieron  los reclamos de que Cuba hiciera algunos gestos complacientes ante el nuevo gobierno  de los Estados Unidos.

 

La respuesta no se hizo esperar. En su reciente visita a Brasil y ante la prensa, el 18 de diciembre último, el General  de Ejército Raúl Castro  Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros,  afirmaba categóricamente: “…La época de los gestos se acabó en Cuba, que tienen que ser gestos bilaterales, que se acabaron los gestos unilaterales”.

Y de inmediato se preguntaba: ¿Hasta cuándo vamos a permitir eso?

 

En esta propia entrevista Raúl indagaba: ¿Por qué el bloqueo? ¿Para qué el bloqueo, salvo que no sea por una incomprensible venganza contra un pueblo que no ha agredido nunca a los Estados Unidos?

 

Pero en esta historia que le ha costado al pueblo cubano más 100 mil millones de dólares en pérdidas materiales, sin contar la  agresión militar, sabotajes, atentados e introducción de enfermedades y epidemias que llevaron a la muerte y daños a más de 3 000 cubanos, no se puede olvidar que el 6 de abril de 1960  Lester D. Mallory, Subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos señaló que: la mayoría de los cubanos apoyan a Castroy que no existe una oposición política efectiva”, añadiendo cínicamente que el único medio previsible para enajenar el apoyo interno es a través del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las dificultades económicas (…) Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba (…) negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”. (http://www.cubaminrex.cu)  (http: //www.cubavsbloqueo.cu)

 

Y  el 3 de febrero de 1962, Kennedy, mediante Orden Ejecutiva Presidencia 3447 implanta formalmente el ”embargo” total del comercio entre los Estados Unidos y Cuba, algo que en la práctica se aplicaba desde los mismos inicios de la Revolución. Por ejemplo, si Barack Obama, con una Orden Ejecutiva Presidencial pusiera fin a la 3447 ese sería un excelente gesto que aplaudiría la comunidad internacional que desde 1992  a través  de la ONU ha condenado sistemáticamente este criminal bloqueo económico, financiero y comercial.

Pero muchos más pudieran ser los gestos de Goliat frente a David:

  1. La liberación inmediata de los Cinco Héroes cubanos que llevan 10 años prisioneros  injustamente en esa nación por actividades antiterroristas y que pone en cuestionamiento ante la opinión pública internacional la ética de lucha antiterrorista del gobierno de los Estados Unidos.
  2. La devolución de la base naval de Guantánamo.
  3. Poner fin a las actividades de  las organizaciones terroristas que desde Miami planifican acciones contra la Revolución.
  4. Dar por concluida la Ley de Ajuste Cubano que  desde 1966 ha incentivado las salidas ilegales del país y la muerte de miles de cubanos, entre ellos no pocos niños.
  5. Restablecer la cooperación en el enfrentamiento al narcotráfico, unilateralmente suspendida por el gobierno de los Estados Unidos.

 

En dos comentarios anteriores a este (Barack Obama: ¿Mantendrá el Plan Bush? (I Parte) y (II Parte y Final), publicados en htpp//okcuba.blogia.com, puntualizaba que la política exterior norteamericana no estaba del todo definida, y menos con respecto a Cuba, sin embargo, en sus recientes Reflexiones  La respuesta inmediata, el Comandante en Jefe Fidel Castro en alusión a su anteriores Las contradicciones entre la política de Obama y la ética (www.cubadebate.cu), el líder de la Revolución puntualizaba  que  El Jefe del Gabinete de la Casa Balnca, Rahm Emanuel en respuesta al  primero de sus comentarios afirmaba: “Lo que interesa al Presidente Obama es la comunidad cubanoestadounidense”.

Y Fidel con su histórica,  y acertada previsión, se cuestiona si Obama, ya en el poder,  autorizará realmente los viajes de los cubanoestaunidenses a Cuba y las remesas de dinero, y será capaz de permitir los viajes de norteamericanos a la Isla, eliminará la Ley de Ajuste Cubano y pondrá fin al bloqueo.

Y  como sentencia definitoria de su política exterior, Fidel  asegura: “Así más temprano que tarde va perdiendo su virginidad la política de Obama”.

 

En reiteradas ocasiones el General de Ejército Raúl Castro y otros dirigentes de la Revolución han manifestado la posibilidad del diálogo con el Presidente Barak Obama.  En la  entrevista ya mencionada a Raúl en Brasilia, el 18 de diciembre de 2008, expresó: “Estamos dispuestos a hablar con el señor Obama donde sea y  cuando  él decida. Ahora bien, en absoluta igualdad de condiciones, ¡ igualdad de condiciones!, sin la más mínima sombra a nuestra soberanía, ni a pedirnos que hagamos un gesto, ¡no tenemos ningún gesto que hacer .Tampoco se lo pedimos  a ellos”.

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres