Blogia
OkCuba

Mi suegra, una fanática del béisbol

Mi  suegra, una fanática del béisbol

Tiene 78 años y es originaria de Jagüeyal, aunque la mayor parte de su vida transcurrió en el reparto Maidique, en la Ciudad de Ciego de Ávila, por màs de cincuenta años al lado de Armando Hernández  “Campana”. Hoy vive en un Nueve Plantas en Micro C, no le gustan las novelas, pero es una fanática del béisbol, bueno, en realidad, de su equipo, en las buenas y en las malas, Los Tigres avileños.

 No se pierde un juego y se conoce el nombre de cada uno de los integrantes del equipo. Cada vez que comienza la temporada beisbolera, ella y yo entramos en contradicción, y es cuando más deseo tener mi televisor propio, que no me pueda agitar, ni  chantajear con que es la más vieja de la casa, que “le queda poco”, cuando en verdad sé que aspira a los 120. ¿Y el radio? Es de ella, de sus Tigres, de sus emociones beisboleras.

 Todo indica que cuando tenga un poco de dinero, bueno no tan poquito por  sus astronómicos  precios, nadie me quitará tener mi televisor y radio, míos, solo míos,para ver y oìr lo que quiera y cuando quiera.Por cierto, y hablando de radios, ni los chinos se ven  desde hace años en el mercado.

 Anoche mi suegra estuvo de fiesta, no se quejó de nada, la veía algo nerviosa y cuando en un descuido hice  el intento por cambiar para la  novela brasileña Passione, en 26 años de convivencia, 26 años, vi  por vez primera en sus cansados ojos  una chispa de genio, de prepotencia, y desistí. Asì y todo, bajito, me mira, y me dice: "?Quièn tuviera ahora una piña colada?". De verdad, estaba contenta con sus Tigres.

Ella  es la mejor suegra del mundo, con ella no va eso de quererla como a la yuca, por lo de estar dos metros bajo tierra, me  defiende  de su celosa hija, y ya con eso merece una medalla, me da  masajes en las piernas, me arrasca y solo muestra una delicada queja cuando le pido que me lave la cabeza, quizás, aunque no me lo diga directamente, por su dimensión encefàlica. 

 La veo ahora frente al televisor, más nerviosa pues desearía, como anoche, otras 20 carreras frente a Los Alazanes de Granma, pero todo indica que la historia no se va a repetir. Está como rezando, bajito, como pidiendo otro milagro. Ella sí reconoce que  detesta, para no decir otra palabra, al equipo de Villa Clara, Los Naranjas, por su condición, segùn ella,  de atravesados ante Los Tigres.

 Y siempre que llega esta temporada me pregunta lo mismo: "¿Por qué tigres?, si ni en el zoológico se les ve". Y no tengo respuesta, pues más  avileño hubiera sido Los Águilas de la Trocha o los Citrìcolas, aunque bueno…

 Repito, estoy preocupado, Los Alazanes acaban de conectar su segundo jonròn y el juego está a su favor. Recuerdo que en el primer clásico, en pleno intercambio del equipo Cuba con el de Puerto Rico, hubo que sacarla de casa en una ambulancia de Emergencia y pensé que mi suegra se iba, se iba, se iba…pero no, a la ahora ya estaba de regreso en un bicitaixi y me cobraban 40 pesos por nocturnidad y estuve una semana sin hablarle.

 Mi suegra es la candela, con una sonrisa marcada por las arrugas de los años y de mucho trabajo, me afirma: “Ve a ver que tú haces, pues yo pienso ver pelota hasta que Ciego tenga  tigres de verdad”.

Candela!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

de lubia -

me he reido cantidad, no se si de las ocurrencias de tu suegra o de la forma en que escribiste, de cualquier manera, te doy un 100
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres