Blogia
OkCuba

Barack Obama puede tener un acto de justicia con Renè Gonzàlez

Barack Obama puede tener un acto de justicia con Renè Gonzàlez

Cuando en enero de 2009 Barack Obama asumió la Presidencia del imperio más poderoso del mundo estaba asumiendo, además, la “herencia” que le dejaba su antecesor Bush. Una desastrosa guerra en Irak y Afganistán, una zona de influencia como América Latina “abandonada”, un Israel cada vez más genocida pero aliado incondicional y una crisis financiera que nacida en territorio estadounidense se globalizaba por todo el mundo.

El Presidente no ha podido detener la crisis financiera que se agudiza dentro de los propios Estados Unidos y los “indignados”, que se pensaba serían solo un movimiento social de protesta en la culta Europa por la agobiante situación económica de “los de abajo”, lleva días tocando las puertas de Wall Street y recibiendo la golpiza nada democrática de la policía. Por otra parte mantiene la intervención militar en Afganistán e Irak y promocionó y participó activamente en la reciente guerra de rapiña contra el legítimo gobierno Libio. Mientras América Latina se mantiene como la aparente zona “abandonada” con el aval de un golpe de Estado en Honduras con pleno conocimiento de su Departamento de Estado y un intento en Ecuador, donde no se descarta la participación yanqui. Sumemos, en total rechazo a la opinión mundial, la enérgica oposición a la reciente intención del pueblo palestino de formar parte de los Estados plenos en la ONU.

Barack Obama en enero de 2009 también recibía, como legado de Bush, el crimen de tener en prisión, con injustas y largas condenas, a cinco cubanos por el único “delito” comprobado de penetrar las organizaciones más mafiosas y anticubanas y terroristas del exilio en Miami.

La presidencia demócrata nada ha cambiado en la política agresiva contra Cuba y todo el odio contra la dignidad, la firmeza, la independencia, la solidaridad, el internacionalismo, la unidad , el antiimperialismo y el patriotismo de los cubanos se ha resumido en mantener en prisión a Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González por falsos cargos. Es la venganza política, cobarde, ante la justa decisión de un gobierno soberano de adoptar las medidas necesarias e imprescindibles de defenderse combatiendo, incluso, desde la inteligencia, a los terroristas confesos concentrados en Miami, organizadores de acciones criminales contra Cuba.

Obama tiene oídos sordos ante la comunidad internacional, que a través de decisiones parlamentarias, de congresistas de diferentes tendencias, partidos, premios Nobel de la Paz, personalidades de la política y de la cultura, científicos reconocidos, jefes de estado y movimientos de solidaridad, le han reclamado una orden de Clemencia Ejecutiva para poner fin a un injusto proceso judicial marcado en toda su extensión por presiones políticas.

Una muestra fehaciente de esa posición política, nada humanitaria, de razón y de sentido común, se consumió cuando recientemente la jueza Joan Lenard, del distrito Sur de la Florida, no aceptó una petición presentada por René González de renunciar incluso a su ciudadanía norteamericana y regresar d e inmediato junto a su familia a Cuba cuando se produzca su liberación este miercoles 7. Debe permanecer en Miami otros tres años en ”libertad supervisada”. Recodemos que en el caso de René, desde el mismo momento de su condena se exigía que una vez en libertad “se le prohíbe al acusado acercarse a o visitar lugares específicos donde se sabe que están o frecuentan individuos o grupos terroristas.”

Es decir, cínicamente, se reconoce la existencia de grupos terroristas en Miami contra la Revolución y a la vez se contradice, abiertamente, la política antiterrorista trazada desde la Casa Blanca el 21 de septiembre de 2001 después d e los trágicos sucesos de las Torres Gemelas cuando el Presidente Bush sentenció: “Y perseguiremos a las naciones que proporcionen ayuda o refugio al terrorismo. Todas las naciones en todas las regiones deben tomar ahora una decisión: o están con nosotros o están con los terroristas.” Miami, en los propios Estados Unidos, quedaba fuera de esa lógica cruzada antiterrorista.

A partir del propio día 7 cualquier cosa puede suceder en la vida de René González al salir de prisión y quedar en Miami, refugio de Posada Carriles, el terrorista más reconocido en el Hemisferio Occidental. ¿Asumirá sobre su conciencia el Presidente Barack Obama el posible asesinato del Héroe cubano?

Se pudiera pensar que el Presidente d e la naciòn màs poderosa del mundo  no puede tener en mente, ante tantas responsabilidades, el nombre de un cubano condenado por "espia", cuando en realidad solo estaban grantizando la seguridad de su pueblo y la del propio pueblo de los Estados Unidos. Pro no es real, miles de cartas y solicitudes de clemencia presidencial le han llegado de todas partes del mundo pidiendio la liberacion no solo de Renè, sino tambièn de sus compañeros  de lucha y de convicciòn Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y  Fernando González .

Tres años mas de permanencia en Miami no da garantia de vida y seguridad para Renè Gonzàlez. Obama puede impedir un crimen màs d e los terroristas confesos de esa ciudad.

Fuentes:
http://es.wikisource.org/wiki/Discurso:_15_de_septiembre_de_2001

http://www.ecured.cu/index.php/Anexo:Cronolog%C3%ADa_del_Terrorista_Luis_Posada_Carriles

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=152160&Itemid=1)

www.invasor.cu

http://www.kaosenlared.net/noticia/137328/actores-artistas-unidos-libertad-5-cubanos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres