Blogia
OkCuba

Más de 300 000 niños pudieran ser un Omar Khadr

Más de 300 000 niños o niñas participan del conflictos armados como soldados, según denuncia Amnistía Internacional en franca violación  de todas las normas y resoluciones que indican la protección de la niñez.

En el sitio http://www.es.amnesty.org/camps/ns/mapa.php se puntualiza que  “los niños y niñas aportan "ventajas adicionales" a las bandas armadas, ya que son mejores soldados, con más vigor, obedecen sin rebelarse ni organizarse, son fácilmente reemplazables, además de fanáticos en su adhesión al grupo. Realizan labores especialmente peligrosas como desminar, espiar o misiones suicidas. Y por supuesto, cumplen una función de objeto sexual para los adultos.

Estos niños y niñas han sido secuestrados en la calle o sacados de las aulas, campos de refugiados o campos de desplazados internos. Otros muchos son forzados a salir de sus casas a punta de pistola, mientras unos padres angustiados los ven partir sin poder hacer nada. Otros son reclutados mientras juegan cerca de casa o caminan por la carretera.

El reclutamiento y la utilización de menores de 18 años en los conflictos armados constituyen crímenes de guerra y, por consiguiente, son crímenes cometidos contra toda la comunidad internacional.”

En la información se argumenta que son “son obligados a servir como señuelos, detectores de la posición enemiga, guardaespaldas de sus comandantes o esclavos sexuales. A menudo, también se utiliza a niños y niñas como porteadores de la munición, el agua o los alimentos y como cocineros.

En las líneas de combate, los reclutadores obligan a los niños reiteradamente a cometer abusos, violaciones y asesinatos, contra civiles y soldados enemigos. Incluso se les llega a forzar a matar a miembros de su propia familia, y a otros a participar en actos sexuales y de canibalismo con los cadáveres de los enemigos muertos durante los combates. A menudo se les administran drogas y alcohol para hacerlos insensibles a las emociones cuando cometen estos crímenes.”

Ahora  algunas agencias reportan el caso del joven Omar Khadr que en el 2002, con solo 15 años,  fue detenido por  participar en la resistencia a la invasión norteamericana y sus aliados  en Afganistán. Herido y torturado  es trasladado al campo de concentración en Guantánamo, posición ocupada ilegalmente a Cuba por el gobierno de los Estados Unidos.

El pasado 27 d e mayo en el sitio oficial de  El Fondo de la ONU para la Infancia estaba este titular: “UNICEF preocupado  por menor detenido en Guantánamo”.

 
 

Se  alertaba por el juicio al joven pues podía “sentar un precedente internacional peligroso para otros niños víctimas del reclutamiento por parte de grupos armados”.

Y se precisaba: “Omar Khadr no debería ser enjuiciado por un tribunal que no tiene la capacidad, ni está obligado a cumplir con esos estándares, subrayó UNICEF.

Señaló que éste es el último caso de un niño soldado detenido en Guantánamo.”

http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?newsID=18432&criteria1=EEUU&criteria2=ninos

En franca violación  d e las normas jurídicas internacionales en el tratamiento  a niños y niñas soldados, el Gobierno de los Estados Unidos comenzó  el proceso contra el canadiense Omar Khadr.  En terra.com.mx  aparece un reporte d e la agencia  Reuters, en directo desde las sede de la ONU, donde    aparecen  las declaraciones   de la  enviada especial para niños en conflictos armados de Naciones Unidas, Radhika Coomaraswamy que calificó el juicio de “dudosa legalidad”.

Hace un llamado a  la Casa Blanca a poner fin al juicio y agregó:”'El estatuto del Tribunal Penal Internacional deja en claro que ningún menor de 18 años puede ser enjuiciado por crímenes de guerra y los fiscales de otros tribunales internacionales usaron su discreción para no procesar niños.

“Desde la Segunda Guerra Mundial, ningún chico fue condenado por un crimen de guerra” y finalizó sentenciando: 'Los niños soldados deben ser tratados primero como víctimas y se deben contemplar procedimientos alternativos destinados a la rehabilitación o la justicia reparadora”.

(http://www.terra.com.mx/articulo.aspx?articuloId=938658)

Lo paradójico de esta historia es que  los torturadores  de   la prisión de Abu Ghraib están libres, que los ex presidentes de Estados Unidos, Gran Bretaña  y España que se confabularon para mentir, invadir y destruir  a Iraq están libres,  como también lo están los que  matan civiles en Afganistán.

Lo paradójico de esta historia es que  el Parlamento Europeo, símbolo de la paz, la democracia y d e los derechos humanos, y tan preocupados por lo que sucede en Cuba, no se hayan pronunciado  en contra   del  juicio a Omar Khadr, un niño hecho preso a sus 15 años en una guerra  que de seguro para  él le resultaba injusta y que le cambio su destino.

Estoy convencido  que los cubanos, dentro y fuera d e la isla, simpaticen o no con la Revolución, sienten  la satisfacción interior de que ninguno de esos 300 000 niños y niñas que matan sus sueños y esperanzas pertenecen a  la tierra de José Martí y de Fidel Castro.

A  Omar Khadr se le puede condenar hasta 30 años de privación de libertad. Esa es la democracia y la legalidad que se promociona al mundo desde la Casa Blanca.

 

Fuentes:

http://www.derechos.net/doc/tpi.html

http://www.voltairenet.org/article165749.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres