Blogia
OkCuba

Cazan a espías cubanos en Miami

 

Por   Roberto del Valle  Menéndez

 Si cazaban  niños en Vietnam y ahora lo   hacen  en Irak y Afganistán, que puede tener de extraordinario, o de particular,  que oficiales, exoficiales o exsoldados norteamericanos  se dediquen a la captura de espías cubanos en Miami. El pasado día 8 en el sitio digital del Miami Herald aparecía una información donde se afirmaba que  un  teniente coronel  y oficial de contrainteligencia de la reserva del Ejército y ex analista de la Agencia de Inteligencia de Defensa, llamado Chris Simmons era “un veterano cazador de espías” que estaba detrás de cubanos al servicio de Castro. Esto puede ser otro lucrativo negocio como cualquier otro en esa gigantesca nación.

 

En  el  reporte  Acusaciones de espionaje crean polémica en Miami, de Alfonso Chardy,  solo hay especulaciones sobre posible espías  cubanos en Miami, y no  se dice nada sobre si en esta ciudad  se promueven “cazadores”, veteranos o no,  para localizar, detener y enjuiciar severamente a quienes públicamente, por espacio de cincuenta años,  han desarrollado actividades terroristas contra  Cuba y su jefe de Estado. De eso, ni una palabra.

 

Recordemos que el 20 de septiembre de 2001, en su primer discurso después del criminal atentado en Las Torres Gemelas en Nueva York, el Presidente Bush afirmó: Nuestra guerra contra el terror comienza con al-Qaida, pero no concluye allí. No concluirá hasta que todos los grupos terroristas de alcance global hayan sido encontrados, detenidos, y vencidos.  Y más adelante subrayaba: Privaremos a los terroristas de financiamiento, pondremos a los unos contra los otros, los haremos ir de un lugar a otro, hasta que no haya refugio o descanso. Y perseguiremos a las naciones que ayuden o den refugio al terrorismo. Toda nación, en toda región del mundo, ahora tiene que tomar una decisión. Están de nuestro lado, o están del lado de los terroristas. A partir de hoy, cualquier nación que continúe albergando o apoyando al terrorismo será considerada un régimen hostil por los Estados Unidos. (tomado de: http://www.whitehouse.gov/news/releases/2001/09/20010920-8.es.html)

 

Cuba es un caso muy particular, pues  para el gobierno de los Estados Unidos cualquier acción terrorista contra la Isla no se considera como tal, y los terroristas  confesos son llamados “luchadores anticastristas”. Es decir, que para el señor Presidente de los Estados Unidos reconocidos terroristas como Posada Carriles, comparado con toda razón con  Osama Bin Laden, el pediatra asesino Orlando Bosch, el poeta de atentados Armando Valladares, Ernesto Díaz, Pedro Crispín Remón Rodríguez, José Basulto,  Gaspar Jiménez Escobedo, Guillermo  Novo  Sampoll y la dinastía familiar de los Mas Canosas, entre tantos,  resultan líderes en la lucha por la democracia en Cuba, mientras que organizaciones bien conocidas como la Fundación Nacional Cubano Americana, Hermanos al Rescate, Alpha 66, Omega 7, Partido Unión Nacional Democrático, La Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, y Comandos L y F 4, por solo citar algunos ejemplos, no clasifican como  terroristas cuando han provocado más de 3 000 muertos y de 2 000 heridos  en la Isla y cuantiosos daños económicos.  Sumemos a todas ellas  las acciones promovidas y desarrolladas por la CIA.

Es toda una guerra terrorista contra la Revolución cubana, por  su firmeza de principios, su sentido  de  la dignidad, de la solidaridad, y del humanismo. Y nada de esto han perdonado  en 50 años  los Gobiernos de esa nación, cuyos Presidentes han buscado en  esos “luchadores anticastristas” y organizaciones  mafiosas y  terroristas a sus aliados naturales para destruir el paradigma que representa  Cuba. Pongamos un  solo ejemplo de criminal acción, que muy bien pudiera llevar  a sus autores ante un tribunal internacional. En 1981 se introduce en la Isla el dengue hemorrágico que provocó la hospitalización de 116 143 personas, de los que alrededor de 24 mil  tuvieron  hemorragias, mientras otros   10 224 sufrieron shocks por dengue en algún grado, cuyas secuelas aún hoy les persisten. Pero lo peor de todo fue el fallecimiento de 150 cubanos, de ellos 101 niños.

Para nadie en este mundo debe  haber duda sobre la hipocresía de la cruzada antiterrorista del actual presidente Bush. Hoy en Miami se siguen cocinando acciones criminales no solo contra Cuba, sino también contra Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, y contra todas las naciones latinoamericanas que enfilan su futuro libre del neoliberalismo salvaje y hacía el bienestar de sus pueblos.

 

Gracias  al valor de no pocos cubanos, mujeres y hombres, que han penetrado  las entrañas de ese Norte revuelto y brutal, como calificara el héroe José Martí al imperio yanqui, es que también la Revolución cubana ha podido sobrevivir. Este 12 de septiembre, hace 10 años,  un grupo de patriotas fueron capturados en Miami por realizar actividades de inteligencia al servicio del gobierno cubano y aunque no se demostró que pusieran en peligro la seguridad  de los Estados Unidos, fueron condenados a severas sentencias. 

Al infiltrarse en organizaciones terroristas radicadas libremente en Miami, Gerardo Hernández Nordelo,  Ramón Labañino,  Antonio Guerrero, René González y Fernando González, conocidos como los Cinco Héroes Cubanos,  evitaron más de 170 acciones contra Cuba.  Solo una intensa solidaridad internacional, y en particular la comprensión por la mayoría del pueblo norteamericano de su justa lucha, los puede sacar de la cárcel y volver a la Patria junto a sus familiares.

En Miami puede haber más de un  Chris Simmons detrás  de espías cubanos. Lo que no puede quedar en la duda es que Cuba tiene todo el derecho a defenderse.

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres